Turn on more accessible mode
Turn off more accessible mode
Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Fundación Estatal para la Formación en el Empleo

Antecedentes

 

Los acuerdos sobre el subsistema de formación continua constituyen grandes hitos históricos del diálogo social y la negociación colectiva en España y son un ejemplo de responsabilidad compartida de los agentes económicos y sociales.

Su objetivo fundamental fue implantar y extender entre las empresas y los trabajadores una cultura de formación permanente convirtiendo en protagonistas a las empresas y a los trabajadores e incorporando la formación a la negociación colectiva. Para ello crearon un sistema de ayudas a la formación continua que está en la base del actual  subsistema de formación para el empleo.

Firma I Acuerdos de Formación
Hasta 1993, el Sistema de Formación Profesional estaba integrado por dos subsistemas: la Formación Reglada o Inicial, enmarcada en el ámbito de la educación y la Formación Ocupacional, encuadrada en el de la Administración laboral y dirigida a los desempleados a través del Plan de Formación e Inserción Profesional (Plan FIP).

La formación continua era una actividad residual, que realizaban fundamentalmente las grandes empresas para sus trabajadores. El gasto medio global era de un 0,2% del coste laboral frente al 1,5% de los países de nuestro entorno.

Fue en este contexto en el que la formación de los trabajadores ocupados pasó a regularse a través de los I Acuerdos Nacionales de Formación Continua (ANFC), suscritos entre las organizaciones empresariales (CEOE y CEPYME) y las sindicales más representativas (CC.OO, UGT y CIG), y entre éstas y el Gobierno. Con ellos se destinó una parte de la cuota de formación profesional a financiar la formación continua a través de un sistema de ayudas, cuya gestión se caracterizó por el protagonismo y la responsabilidad compartida de los agentes sociales. Este modelo, fue encarnado por la Fundación para la Formación Continua - FORCEM -.

Esta estructura de negociación se repitió en dos ocasiones más: en 1996 se firmaron los II ANFC y en 2000 los III ANFC. Estos últimos incorporaron a la Administración a la gestión del subsistema con el fin de dotarlo de mayor estabilidad normativa y de eliminar burocracias innecesarias. Por ello, en 2001, se creó la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo.

La promulgación de la Ley Orgánica 5/2002, de 19 de junio, de las Cualificaciones y de la Formación Profesional, invitó a desarrollar un marco que favoreciera la integración de las distintas modalidades de la formación profesional, así como la evaluación y el reconocimiento de los aprendizajes adquiridos informalmente, sobre todo desde la experiencia laboral.

Al año siguiente, en 2003, el Real Decreto 1046, que regula el Subsistema de Formación Continua, lo reformó y adecuó al marco constitucional, que inscribe su regulación en el ámbito de la legislación laboral, competencia exclusiva del Estado, y delimita las competencias de gestión y ejecución de las comunidades autónomas en él.

Esta reforma, además, redujo su burocracia y lo dotó de más sencillez, acercándolo a un mayor número de empresas, muy especialmente a PYMES. Para ello implantó el sistema de bonificaciones para la formación de demanda.

Por último, en 2006, los Acuerdos Nacionales de Formación convinieron en integrar la formación ocupacional y la continua en un único Subsistema de Formación Profesional para el Empleo, lo que fue recogido por el Real Decreto 395/2007 que lo regula en la actualidad.  

 

Real Decreto 1046/2003, de 1 de agosto, por el que se regula el subsistema de formación profesional continua

RD 1046.jpg

El modelo de formación continua evolucionaba constantemente para adaptarse a los cambios del entorno económico y laboral y proseguía su extensión entre las empresas y los trabajadores. La conciencia acerca del valor estratégico de la formación, ya era una realidad en nuestro país tras diez años de rodaje del subsistema.

 

 

En ese contexto, en el año 2002, se produjeron dos hechos de gran relevancia que aconsejaron su revisión:

  • En 2002, dos sentencias del Tribunal Constitucional resolvieron que la formación continua es materia laboral, sobre la que corresponde legislar al Estado sin perjuicio de la gestión, dentro de su ámbito territorial, por las comunidades autónomas salvo en aquellos casos en los que la gestión se reserve al ámbito estatal.

  • La promulgación de la Ley Orgánica 5/2002 de las Cualificaciones y de la Formación Profesional que aconsejaba una adaptación progresiva de la formación continua al Sistema Nacional de Cualificaciones así como el facilitar la integración de las diferentes formas de acreditación y certificación de competencias y cualificaciones.

Junto a ello, fue necesario abordar, además, dos cuestiones: la necesidad de simplificar los trámites para gestionar las ayudas para facilitar el acceso de las PYMES al subsistema y de mejorar los sistemas de control de los fondos públicos.

Como consecuencia de todo ello, se publicó el Real Decreto 1046/2003, que regula el Subsistema de Formación Profesional Continua. Fue su primera gran reforma y, entre sus novedades, destacan: la creación del sistema de bonificaciones para la formación en las empresas, al que se sumaron los PIF, y la incorporación de las comunidades autónomas a la gestión de la formación de oferta que se planificase y ejecutase en sus respectivos ámbitos territorios territoriales.

Por lo que se refiere a la financiación, a partir de este momento, la distribución de la cuota de formación profesional la fija la Ley de Presupuestos Generales del Estado, previo informe de la Comisión Estatal de Formación. Así es como se determina qué parte de esta cuota se destina a formar a trabajadores ocupados o desempleados y qué porcentajes de bonificación se aplican las empresas según su tamaño.

Descargar documentación:

 

 

Acuerdos de Formación
 

 

 

AGENDA
DE ACTIVIDADES

mayo de 2017
lunmarmiéjueviesábdom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
MÁS EVENTOS    
Normativa de la fundación


CONTACTO: C/ Torrelaguna 56 (28027) Madrid. | Tel: 902 183 183 |  Sugerencias y reclamaciones©  - Aviso legal