Antecedentes

 

 

fondo de portada

 

 

Sistema de Formación Profesional para el Empleo

El Sistema de Formación Profesional para el Empleo nació en 1992 con la firma de los I Acuerdos Nacionales de Formación Continua.

 

 

La formación continua era una actividad residual, que realizaban fundamentalmente las grandes empresas para sus trabajadores. El gasto medio global era de un 0,2% del coste laboral frente al 1,5% de los países de nuestro entorno. Hoy, en nuestro país más de 4,5 millones de participantes han realizado formación.

Estos acuerdos eran de dos tipos:

Bipartito:

En el que las organizaciones empresariales más representativas a nivel estatal CEOE y CEPYME, y los sindicatos CCOO, UGT y CIG acordaron la creación de un sistema de ayudas para la formación de las empresas y los trabajadores, definieron las iniciativas de formación y crearon la Fundación para la Formación Continua, FORCEM. Esta fundación se caracterizó por su composición bipartita, es decir, estaba integrada únicamente por las organizaciones firmantes del acuerdo.

Tripartito:

Firmado por estas organizaciones empresariales y sindicales con el Gobierno para pactar la financiación del nuevo sistema de formación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FORCEM se creó en 1993 y es la antecesora de Fundae.

Los I Acuerdos Nacionales de Formación Continua se renovaron en 1996 y en 2000. Esta última renovación supuso un cambio sustancial en la gobernanza del sistema ya que incorporó a la misma al Ministerio de Trabajo, representado por el SEPE. Por esta razón, en 2001 se constituyó la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo que, en 2004 absorbió a FORCEM.

En 2006, los agentes sociales y el Gobierno firmaron los IV Acuerdos Nacionales en los que se acordó crear un sistema de formación que incorporaría a los dos subsistemas encargados de la formación de la población activa: la formación ocupacional dirigida a los desempleados, y la formación continua dirigida a los trabajadores y trabajadoras ocupados. Por ello, en 2007 se publica el Real Decreto 395/2007 que reguló el Subsistema de Formación para el Empleo.

Finalmente, la Ley 30/2015 reguló el Sistema de Formación Profesional para el Empleo en el ámbito laboral, acometía su reforma y establecía la conversión de la Fundación Tripartita en la actual Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, Fundae. Como fundación estatal, Fundae está sometida a la Ley 50/2002 de Fundaciones, lo que significa que la Administración General del Estado tiene la representación mayoritaria en el Patronato, que es su máximo órgano de Gobierno.