Turn on more accessible mode
Turn off more accessible mode
Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Fundación Estatal para la Formación en el Empleo

Acuerdos Nacionales de Formación Continua

 

I Acuerdos de Formación Continua, -I ANFC-

I Acuerdos.jpgLos I Acuerdos Nacionales de Formación Continua, de 16 de diciembre de 1992, están compuestos por uno de carácter bipartito (firmado por CEOE, CEPYME, UGT y CCOO, al que más tarde se adhirió CIG) y otro tripartito (de dichas organizaciones con el Gobierno). Su vigencia fue de cuatro años. En ellos se pactó dedicar una parte de la cuota de formación profesional que pagan las empresas y los trabajadores a financiar sus iniciativas de formación.

Para desempeñar los aspectos relativos a la gestión de este subsistema se constituyó un ente paritario de ámbito estatal. Este fue el origen de la Fundación para la Formación Continua, FORCEM, que marcó el inicio del subsistema nacional de formación continua.

 

Los I ANFC incorporaron las funciones que el Consejo de Las Comunidades Europeas había atribuido a la formación continua:

    • Una función de adaptación permanente a la evolución de las profesiones y del contenido de los puestos de trabajo y, por tanto, de mejora de las competencias y cualificaciones indispensables para fortalecer la situación competitiva de las empresas y de su personal 
    • Una función de promoción social que permita a muchos trabajadores evitar el estancamiento en su cualificación profesional y mejorar su situación
    • Y una función preventiva para anticipar las consecuencias negativas de la realización del mercado interior y para superar las dificultades que deben afrontar los sectores y las empresas en curso de reestructuración económica o tecnológica

Las iniciativas de formación de los trabajadores asalariados que contemplaron fueron:

    • Planes de formación para empresas que contaran con más de 200 trabajadores en plantilla
    • Planes de formación agrupados para empresas que ocuparan conjuntamente al menos a 200 trabajadores
    • Permisos Individuales de Formación (PIF)
    • Acciones complementarias.

Con posterioridad a la puesta en marcha del subsistema, se incorporaron las Acciones complementarias y de acompañamiento a la formación así como otras iniciativas europeas para la adaptación de los trabajadores a los cambios en los procesos productivos (ADAPT) y otros programas de formación permanente financiados por el Fondo Social Europeo, FSE.


Para lograr la máxima implantación dentro del tejido productivo, en estos primeros años comienzan a constituirse las Comisiones Paritarias Sectoriales y Territoriales que completaban la estructura organizativa del subsistema.

Para su financiación, el I Acuerdo Tripartito estableció una afectación progresiva de la cuota de formación profesional. De este modo, en 1993 se le destinó el 0,10% de la misma, en 1994 el 0,20%, en 1995 el 0,25% y en 1996 el 0,30%. Estos fondos eran transferidos por el Instituto Nacional de Empleo a FORCEM para la gestión y pago de las ayudas.

Descargar documentación: 


 - Descargar documentos de los I ANFC

II Acuerdos de Formación Continua, -II ANFC- 

II Acuerdos.jpg

Los II ANFC se firmaron el 19 de diciembre de 1996 por un nuevo periodo de cuatro años. Junto a ellos, los agentes sociales suscribieron un Acuerdo de Bases sobre la Política de Formación Profesional, que establecía los objetivos generales del Programa Nacional de Formación Profesional y las líneas de actuación en los ámbitos funcionales de los tres subsistemas de formación profesional: reglada, ocupacional y continua.

 

Estos segundos Acuerdos garantizaban como principios del subsistema: el protagonismo de los interlocutores sociales y de las empresas y trabajadores en la gestión de la formación profesional continua, su aplicación en todo el territorio nacional, la libertad de adscripción y desarrollo de la formación, la unidad de caja y el mantenimiento a nivel estatal del control de los fondos provenientes de la cuota.

También ampliaron los colectivos de trabajadores que podían formarse con cargo a las ayudas, aunque no cotizasen por formación profesional. Así, a los asalariados, se unieron los afiliados al Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social, los afiliados al de Autónomos, los trabajadores fijos discontinuos en periodos de no ocupación, los que pasasen a situación de desempleo cuando estuvieran formándose y los acogidos a expedientes de regulación de empleo en sus periodos de suspensión de empleo.

Aemás, impulsaron la formación en sectores de actividad donde aún no existía, ampliando el número de comisiones paritarias en los sectores de actividad económica y en los territorios.

En cuanto a las iniciativas de formación, se redujo a 100 el mínimo de trabajadores en plantilla para solicitar un plan de empresa o agrupado del mismo sector. Por último, se reforzaron los Permisos Individuales de Formación y se potenciaron las acciones complementarias y de acompañamiento a la formación.

En cuanto a la financiación, se estableció que el 0,35 % de la cuota de formación recaudada se destinase a los trabajadores ocupados y el 0,30% a los desempleados. Para financiar a los nuevos colectivos, se acordó detraer de la cantidad destinada a formar a los ocupados un 0,05% al que se sumaba un importe equivalente aportado por el Instituto Nacional de Empleo.

Descargar documentación:


 - Descargar documentos de los II ANFC

 

III Acuerdos Nacionales de Formación Continua, -III ANFC- 

III Acuerdos.jpgLos III ANFC Se firmaron en diciembre del año 2000, también para un periodo de cuatro años, periodo que no llegó a concluir debido a que el 1 de enero de 2004 entró en vigor el Real Decreto 1046/2003, que regulaba el Subsistema de Formación Profesional Continua.

La novedad más destacada fue la incorporación de la Administración al modelo de gestión, con el fin de mejorarlo, simplificando y agilizando la tramitación de las iniciativas. Ello dio lugar a la creación de la actual Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo.

Además, los planes de formación específicos de la economía social se sumaron a las iniciativas y se generalizó el acceso a la formación continua de todos los trabajadores ocupados.

En cuando a la financiación del subsistema, se mantuvo la distribución de la cuota en un 0,35% para la formación de trabajadores ocupados y un 0,30% para la de los desempleados. A esta cantidad, se le sumaron cinco mil millones de pesetas en concepto de dotación presupuestaria específica del Instituto Nacional de Empleo para financiar la formación de los colectivos de trabajadores que no cotizaban por formación profesional. 


Descarga el documento III ANFC

 



IV Acuerdos de Formación Profesional para el Empleo – FPE –

IV Acuerdos.jpgEl IV Acuerdo Nacional de Formación, de carácter bipartito, se firmó el 1 de febrero de 2006 con una vigencia temporal hasta 31 de diciembre de 2010 y ha sido prorrogado. El contenido de este acuerdo se recogió y desarrolló en el Acuerdo de Formación Profesional para el Empleo, de carácter tripartito, que se firmó el 7 de febrero de 2006 con una vigencia indefinida.  

Estos Acuerdos sentaron las bases que posteriormente concretó el Real Decreto 395/2007, de 23 de marzo, que regula, desde entonces, el Subsistema de Formación Profesional para el Empleo.

Su principal novedad fue, en línea con lo establecido en la Ley de las Cualificaciones y de la Formación Profesional, la integración de la formación ocupacional y continua en un único subsistema.

 

Sus principales fines son:

  • Favorecer la formación de los trabajadores, con independencia de su situación de ocupación o desempleo, mejorando su capacitación profesional y promoción personal.
  • Dotar de los conocimientos y prácticas adecuados a los requerimientos del mercado de trabajo y a las necesidades de las empresas.
  • Contribuir a mejorar la productividad y competitividad de las empresas.
  • Mejorar las posibilidades de inserción laboral de los desempleados, especialmente de los que tienen mayores dificultades de inserción laboral, tales como los de larga duración, mujeres, jóvenes, inmigrantes y personas con discapacidad.
  • Promover la acreditación de las competencias profesionales adquiridas a través de procesos formativos formales y no formales y de la experiencia laboral. 

 

Los principios sobre los que se construye son:


  • Transparencia, simplicidad, calidad y eficacia.
  • Unidad de caja de la cuota de formación profesional.
  • Unidad de mercado de trabajo y la libre circulación de los trabajadores.
  • Colaboración y coordinación entre las Administraciones competentes.
  • Vinculación con el Diálogo Social y la negociación colectiva sectorial.
  • Participación de los interlocutores sociales.
  • Vinculación de la formación para el empleo con el Sistema Nacional de Cualificaciones Profesionales.
  • El derecho a formación para el empleo gratuita y en igualdad de condiciones para trabajadores y empresas..


Descargar documentación


AGENDA
DE ACTIVIDADES

febrero de 2018
lunmarmiéjueviesábdom
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728
MÁS EVENTOS    
Normativa de la fundación


CONTACTO: C/ Torrelaguna 56 (28027) Madrid. | Tel: 902 183 183 |  Sugerencias y reclamaciones©  - Aviso legal